Tony Kaye

Tony Kaye es un clásico. Es un auténtico genio. Autor de alguna de las mejores campañas publicitarias que se han hecho. A mi de mayor me gustaría ser como Tony Kaye.

Si os miráis su biografía descubriréis un montón de cosas. Como por ejemplo que llegó al cine muy tarde. Empezó en la creatividad publicitaria, luego realizó alguno de los mejores spots que se han hecho en la historia de la publicidad reciente. Y por último, saltó al cine.

Era un hombre concienzudo y algo pesadilla para su equipo. He hablado con gente que trabajó con él y todos cuentan que hacía lo que le daba la gana. Se pasaba el guión de la agencia por el forro. Le daba igual lo que decía el cliente, lo que opinaba la agencia, lo que había dicho el test. Él se sabía genial y hacía gala de ello con el peor de los talantes posibles. Muchos directores creativos preferían no trabajar con él.

Como en la publicidad era alguien, se le aguantaba todo. E incluso había equipos que repetían. Pero en el cine no fue lo mismo. Se lo merendaron. Después de rodar American History X, lo vetaron. En Estados Unidos, la forma de trabajar es muy diferente a los modos europeos. Allí el director sólo dirige la peli. Él quiso responsabilizarse del montaje y se lió parda. Bueno, en realidad, él la lío parda. Con mal genio habitual los puso a todos al pairo y ya no ha vuelto a dirigir en las grandes ligas. Ha rodado documentales y tal, eso sí.

En fin, que para hablar de cine, será mejor leer sobre ello en otros portales. Por lo que a la historia de la creatividad respecta, Tony Kaye es uno de los Dioses que hay que conocer y admirar.

Si os podéis mirar su bobina por ahí (yo no la he encontrado) veréis que hay un clásico detrás de otro. Entre alguno de los muchos que rodó, queda éste:

Deja un comentario

Pin It on Pinterest