That’s entertainment

That’s entertainment. Y además, todo el rato. Si quieres un click, si quieres visibilidad, si quieres ser algo/alguien en el mundo que vivimos, tendrás que hacer que tu marca se vea. Y para eso, no queda otra que recurrir al entretenimiento. Es lo que hay. Y de momento, lo que habrá.

La comunicación comercial, o la publicidad, que ya no sé ni qué nombre ponerle, ha cambiado mucho, pero no tanto. Hace unos años, lo más guay de la tele eran los anuncios. No hablo de los mensajes, hablo de las técnicas que se utilizaban, los actores, las localizaciones.

El contenido es el Rey. Sí ya bueno, el entretenimiento, vaya.

En fin, que llegan los anunciantes a los nuevos medios y se cree que van descubrir la sopa de ajo y lo que se encuentran es la misma tortilla de patatas de siempre. Con otra jerga, con otras unidades de medida. Pero en esencia, lo mismo. Ahí el público, aquí la idea que mola y llama la atención y que te vende algo o nada. Lo de siempre.

That’s entertainment. Y es muy bueno ir al Verdi, conste. Pero cuanto más mainstream, publicitariamente hablado (que no creativamente), mucho mejor.

Uno analiza el problema y dispuesto a resolverlo, propone una estrategia (Verdi). Lo que pasa es que, de nuevo, se da con el hocico contra la tapia. Y el cliente quiere otra cosa. Lo tiene clarisísimo. En realidad, le pellizca un huevo el problema que pueda tener su marca o su reputación online, porque no está preparado (temas de conocimiento del medio, sobre todo) para entender qué sirve para aquí.

Así que, si lo tienes que hacer rematadamente mal, y el producto es una mierda, y la idea ha quedado hecha una mierda, y sientes vergüenza al ver el story de la demo en 3d; intenta que, al menos, lo que tenga que ser la forma, lo que puedas, que sea como mínimo entretenido (mainstream). Porque si no, además de aburrirte hasta niveles irreversibles te joderás la vida y no estarás haciendo algo fundamental en este trabajo: entretener. Hagas lo que hagas, entretenimiento.

That’s entertainment. Conviene recordarlo. Conviene recordar la canción, aunque la letra no tenga nada que ver, bueno, sí, de lo malísimo que puede ser para uno mismo el aburrimiento, que puede llevarte a hacer o a hacerte daño ;) Así que, si el trabajo que tienes entre manos es una auténtica mierda, a mi me funciona The Jam.

2 comentarios sobre “That’s entertainment

  • el 23 mayo, 2011 a las 11:28
    Permalink

    No se si tiene mucho que ver con lo que comentas, pero me apetece comentar algo al respecto. Ayer fui a ver una exposición que ha hecho ikea en matadero de Madrid. Había varias cosas expuestas y en una esquinita había una tele conectada a un DVD con todos los anuncios de ikea. Daba gusto ver como la gente dedicaba más de 5 minutos a pararse delante de esa tele y ver un anuncio detrás de otro. Y era increíble verles sonreír con esos anuncios. Porque se sentía identificada. Que envidia sana me dio. Que trabajo mas bien hecho pensé, tanto de los creativos como por parte del cliente. Daba igual que el anuncio fuera del 2006 o del 2011, la filosofía siempre era la misma. QUE GENTE MÁS BUENA HAY POR AHI. Un abrazo.

    • el 25 mayo, 2011 a las 22:45
      Permalink

      Cuánta razón tienes!

      Además el ejemplo que pones es tan de cajón. Una marca construida por la misma agencia desde el principio de esta nueva etapa y de este nuevo posicionamiento. Eso sí, estamos hablando de SCPF, una de las mejores agencias, bajo mi punto de vista, no sólo de este país, también del mundo. Es un lugar donde se construyen marcas y se hace buena publicidad. Es verdad que últimamente, no hay muchas alegrías, pero porque los tiempos que corren son los que son. Cuando se pase el miedo y los clientes vuelvan a creer en la publicidad, como rezaba aquel clásico slogan de Casadevall&Pedreño, en SCPF volverán a hacer los mejores anuncios, al tiempo.

      Una última cosa, la agencia de la que hablamos está dirigida por gente muy, pero que muy inteligente. Si ellos han creído en la creatividad como oportunidad de negocio, ¿por qué no el resto? Es verdad, porque no todos tienen al Segarra, Caballero, etc., en nómina; pero honestamente, a lo mejor hay que ponerle un poco más.

      Abrazo Danielo! Gracias por leer el blog

Deja un comentario

Pin It on Pinterest