Sobre las fichas técnicas

La ficha técnica de un anuncio es material sensible. Debe aparecer quien hizo méritos. Si no, ampollas, odios y envidias.

Una vez me contaban algo que para mi fue toda una revelación. Me contaba un amigo que Goya tenía un estudio. Es decir, que Goya tenía gente trabajando para él. Que él pintaba el boceto y éste lo desarrollaban sus ayudantes. Supervisaba el trabajo y al final, cuando el cuadro estaba terminado, pintaba las caras y las manos.

No sé si es verdad. No lo he podido confirmar. Pero tiene sentido. A lo mejor es algo que más gente sabe, pero yo no lo sabía y aunque si se piensa parece evidente, tengo que reconocer que a mi me sorprendió. Goya tenía un estudio. Donde había gente que trabajaba con él. Otros pintores más jóvenes. De hecho, tiene toda la lógica.

Ya sé que es arte y que no es publicidad. Es cierto, aunque muchas veces sí que era propaganda. Cuando se pintaban reyes, o gestas importantes, lo único que pretendían los cuadros era resaltar la riqueza, la valentía o la importancia del personaje central de la obra.

En publicidad, muchas veces, no siempre, el cliente conoce sólo la punta del iceberg del equipo que trabaja para él en una agencia. En muchas ocasiones, el interlocutor es la persona que luego hablará con otro, decidirá un briefing y se lo pasará a un director creativo ejecutivo, que se lo contará a un director creativo a secas, que trabajará con el equipo lo que dice ese briefing. Yo que lo sé, si fuese cliente pediría hablar con las personas que van a pensar la creatividad. Cuanto mejor entiendan ellos el problema, mejor será el resultado. Seguro.

Porque también es algo en lo que no reparamos. Detrás de una campaña hay mucha gente. Y todos aportan su granito de arena. Unos con más protagonismo (siempre hay alguien que dice por primera vez la frase, o el visual) pero ayudado por mucha gente que escoge la música, el vestuario, el cásting, etcétera.

Las fichas técnicas son muy importantes porque reflejan la autoría de todo un equipo que ha trabajado codo con codo para sacar un proyecto adelante. Un proyecto que tiene detrás muchas horas e incluso meses de trabajo.

Odio que haya gente que se olvide de poner a alguien en la ficha técnica. Odio que aparezcan dueños o gente que no ha participado en la campaña. Odio a esos directores creativos que se ponen ellos como directores creativos, redactores y de todo.

Ojo, que hay genios. Dalí trabajaba solo.

Pero lo normal es que el trabajo se haga entre muchos. Por eso hay que ser muy justo en las fichas técnicas. No por nada más. Porque en ellas está la gente que ha dedicado horas de su vida, que ha compartido sufrimientos y alegrías, que ha puesto su talento para que todo salga lo mejor posible.

Al final, una ficha técnica se la lee otro publicitario y pocas personas más. No se trata de fama, se trata de justicia. En esta profesión hay algo tremendamente infantil. Los egos grandes empujan a los pequeños y se los dejan en las fichas técnicas o los añaden sin que hayan estado en el proyecto exponiéndoles a tener que dar explicaciones a otro compañeros que sí han estado pringando o, simplemente, los egos grandes, lo quieren firmar todo.

Para mi, la ficha técnica, es sagrada. Y me fastidia enormemente que haya errores o detectar cosas que no tienen sentido. Por ejemplo, en una pieza con un titular, que haya dos copys firmándola y que uno de ellos, sea además el director creativo que firma el anuncio, me parece extraño. A mi me daría vergüenza.

 

 

4 comentarios sobre “Sobre las fichas técnicas

  • el 10 marzo, 2011 a las 11:20
    Permalink

    Totalmente de acuerdo.

    Y cuando se quiere dar la sensación de que mucha gente trabaja para ese cliente y realmente sólo trabajan dos? Aquello de «tenemos un gran equipo formado por tantas personas, somos una gran agencia» y realmente, para ese cliente, sólo trabajan dos.

    El cliente pide y exige como si tuviera a un equipo de 25 personas y sólo son dos que además tienen que luchar con el trabajo de otros clientes para encontrar un hueco. Pero bueno este es otro tema.

    Los egos en las fichas técnicas brillan tanto que hasta quienes las leemos, los vemos.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest