Nike Super Bowl. Referencia

Nike Super Bowl es uno de los anuncios del año en cada edición de la final de este deporte. No hay año que falte. Y siempre, siempre, sus anuncios son una auténtica inspiración. Da en el clavo cada año. Cuando lo veo me pregunto cuánto antes empiezan a pensar la campaña. Cómo debe ser ese briefing. Cuántos creativos intervienen. Cómo se escoge una productora. Cómo se vende una de estas pelis a un cliente para que la compre y lleve a cabo. De este tipo de piezas, no me llama sólo la atención la idea y la puesta en escena, que sí, que sobre todo, vale, pero también me intriga mucho pensar en le proceso. Me intriga mucho cómo deben trabajar. Cómo lo deben hacer. Seguro que ya en eso son muy buenos.

Si bien es verdad que muchas veces se tratan de superproducciones al alcance de muy pocos, en estos dos casos que traigo, se trata de dos buenas ideas.

La puesta en escena es la que es. Podría haber sido más cara. Podría haber sido más barata. De hecho, podría haber sido como les hubiese dado la gana. Una animación incluso. Eso es porque tiene una buenísima idea. Así sin más. Cuando hay una buena idea, la forma es la guinda. Y en este caso, hay dos formas diferentes para dos ideas geniales que en realidad, podrían reeditarse formalmente cada año y no pasaría nada. Seguirían siendo dos buenísimos anuncios. Ese el único truco que me ha servido en mi vida para entender si el anuncio que estaba viendo era bueno o muy bueno. Un anuncio muy bueno puede estar en antena para siempre. Quizá cambian las modas y eso lo envejece, pero lo podrías rehacer y cuadraría igual. Y en estos ejemplos que traigo hoy, estamos hablando sin duda alguna de dos piezas redondas que a todos nos gustaría llevar en nuestra carpeta.

El segundo es un clásico. Y el primero, “fate”, es un clásico moderno.

Que los disfrutéis.

 

 

Deja un comentario

Pin It on Pinterest