Nike cuando hacía lo que le daba la real gana

Bueno, en realidad, eso no ha cambiado. Sigue haciendo lo que le da la gana. Pero podríamos decir que esa licencia se la ganó hace mucho tiempo. Y para muestra un botón. Un anuncio donde el espectáculo y el cine están mucho enfatizados que los zapatos, las camisetas o la ropa deportiva en general. Que sí, que está, pero que no es lo importante. Porque Nike fue quizá la primera marca que entendió que esto va de entretener. De generar un contenido (en aquel entonces para televisión y cine), que entretenga, en el que salgan tus ídolos, pero que esté bien rodado, que sea evocador, notorio y asombroso. Cosas que muchas marcas ya querrían.

Nike siempre es un ejemplo.

Que conste que me encanta. Me parece un anuncio alucinante, poético, lleno de significado, pero también me parece el paradigma de lo que puede llegar a hacer una marca cuando evoluciona como debe y llega a convertirse en la Coca-cola del calzado o en el Google del deporte. Algo que sólo se consigue a base de esfuerzo. Buenos productos y buenos creativos. Perseguir la excelencia creativa en cada punto de contacto. En cada una de las piezas que genera la marca por muy pequeña que sea la acción. Con el acicate para el creativo de poder ganar premios. Y ganar premios como motor no sólo de disfrute de este profesión. También de motor económico. Porque como ya hemos comentado muchas otras veces. Cuando ganas premios, el gremio te valida. Y cuando eso pasa, puedes cambiar de agencia y ganar más dinero. O asumir más responsabilidad dentro de la misma y ganar más dinero. No sé si es bueno o malo, lo que sí se porque lo he vivido es que es así.

Es decir, cuando llega ese punto en el que ya vende sólo por actitud y una marca puede empezar a hacer lo que le da la real gana. Todo esto sucedía en 2002. Y ya estaban antes y aquí siguen. Desde Jordan hasta hoy. No hace tanto si se piensa.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest