Lo mejor, las personas que hay en un departamento creativo

Que lo mejor de un departamento creativo son las personas es una  verdad como un templo. Porque está lleno de gente atractiva, más inteligente que uno o más habilidosa para según qué cosas. Gente con talento que te aporta mucho no sólo como creativo, también como persona. Por eso es importante llevarse lo bueno de la gente y de las experiencias y estar atento. Porque si te dejas llevar, te convertirás en uno de esos creativos de los que todo el mundo habla mal y pocos quieren tener tratos con ellos.

Porque en este oficio, habrá a quien le caigas bien y habrá a quien le caigas mal. Es normal. Unos hablarán mal de ti y otros lo harán bien. Y será cuestión de cada uno dirimir si habla la envidia, el ego o la persona que hay detrás del creativo. A menudo es la voz del niño que todos llevamos dentro quejándose.

Es ley de vida. Crecer duele y muchas veces, para abrirse hueco hay que empujar. Y te empujan. Y la competencia muchas veces acaba derivando en algo personal: las envidias. Y entonces todo empeora.

Ser buena persona en este oficio y en un departamento creativo es muy difícil porque te promete gloria. Te puede dar el reconocimiento que el ego necesita. Y muchas veces la ambición está reñida con la bondad y con la humildad, algo que uno debe hacer esfuerzos por recordar que existe. Es más, a las buenas personas, les acaban tomando el pelo algún compañero. La soberbia actúa así. Lo he visto miles y miles de veces. Otro día hablaré de los abusones.

Por lo menos desde mi punto de vista, es muy bueno y muy necesario ser exigente. Es bueno marcar un criterio y usar la autoridad que te de el cargo para ayudar y formar a los que saben menos. Conlleva mucha responsabilidad porque es muy difícil ser un buen jefe. Por eso y porque estás más solo que la una cuando eres director creativo, si notas envidias, celos o antipatías, a causa de tu forma de actuar, es importante juzgarse con la misma unidad de medida y disculparse ante quien sea si es necesario.

Yo me he dejado (y me dejo) llevar cientos de veces. Y me he subido y bajado de la parra otras tantas veces. Y ni siquiera soy un gurú de ésto, pero los años te enseñan que lo único que realmente queda en esta profesión son las personas que conoces; amistades que te acompañarán cuando abras un bar o un hotel o des clases en alguna escuela de creatividad. Os juro que los hijos de puta se quedan solos al final. Lo he visto con mis propios ojos. A lo mejor con muchísimos premios, pero solos. Es importante intentar ser buena persona. Te llevarás lo más importante que te puedes llevar cuando ya no seas creativo (a los 48): muchísimas anécdotas que podrás compartir con amigos que las vivieron contigo. Lo demás es pasajero.

Y además, los que ya peinamos canas, sabemos que en realidad la soberbia y la ambición desmedida sólo es miedo y falta de cariño. Es inevitable que haya quien te quiera mal en esta profesión. Cuando notes que te envidian o te odian, será que estás creciendo, pero también el recuerdo de que a lo mejor tienes que cambiar el tono y mirar a la gente en vez de mirarte el ombligo.

3 comentarios sobre “Lo mejor, las personas que hay en un departamento creativo

Deja un comentario

Pin It on Pinterest