Junk in the box

Junk in the box, un yonqui en la caja, es una de las críticas que le hacían a Jack in the Box en Estados Unidos. Para mi todo un referente. Nos encontramos ante una pieza de 1997, ha llovido un poco, que es el claro ejemplo de cómo convertir una debilidad en una fortaleza.

Hoy me he acordado de una anuncio de Jack in the box que es todo un clásico. Hacía muchos años que no lo miraba. Y uno se sorprende al ver que sigue totalmente de actualidad. No sólo por concepto. También por lo estratégico de la pieza. Por lo que comentábamos al principio del texto. Coger una debilidad, en este caso una crítica feroz y convertirla en opotunidad. Es aquello de que muchas veces la respuesta al problema está en el propio problema. Es verdad que una vez aplacada la crítica, no tendría sentido salir con esta campaña. Pero si nos fijamos en lo formal, ese lenguaje con cámara al hombro, como de «robado», un recurso que hemos visto y veremos muchísimas veces. Y que suma al humor. Que muchas veces olvidamos y no deberíamos.

Si saliese hoy en un bloque publicitario, seguiría siendo de los mejores. Seguro. Entre otras cosas, porque dura un minuto (!!). Hoy en día es imposible.

Es de una cadena de hamburguesas estadounidense que se llama Jack in the box. Tienen un personaje muy característico y lo usan en todas las campañas. Y todas sus camapañas, como podréis ver en las piezas que dejo aquí compartidas, tienen el humor como línea obligatoria. El clásico rompecabezas para un creativo. Un personaje de uso obligatorio, una receta que hay que mencionar sí o sí y el humor como estilo de la marca.

En cuanto a la estategia, más claro, no se puede. Miraron por qué no va la gente a sus restaurantes, qué dice y qué piensa de sus hamburguesas y a la yugular.

Evidentemente ganó premios en todos los lados.

 

Deja un comentario

Pin It on Pinterest