Descansar. Algo al alcance de los muy séniors

Descansar. Es tan importante descansar que no nos damos ni cuenta. Ni pensamos en ello. Vivimos subidos a un caballo desbocado y no nos acordamos de parar, mirar hacia otro lado y simplemente olvidar el trabajo.

Cuando era más joven pensaba que descansar era imposible. Me decía a mi mismo que fuese donde fuese siempre iba a encontrarme un anuncio. Me decía que lo mejor era viajar bien lejos. A un lugar donde no se entendiese ni el idioma ni los caracteres. Me decía que era la única manera de desconectar realmente.

En realidad era todo mentira. Una pose. Quizá llevado por la pasión, quizá por la soberbia. O a lo mejor, lo más probable de hecho, llevado por la inseguridad que hacía que alardease de estresado; de creativo que no puede parar de crear; que tiene que estar pendiente todo el rato de todos los impactos publicitarios que recibe para catalogarlos como buenos o malos. Patético. La verdad es que me da un poco de vergüenza reconocerlo, pero hace 15 o 20 años era uno de esos creativos motivados.

Ahora todo eso se me ha pasado. He aprendido a desconectar. Es más, valoro cualquier escapada. Aunque sea a 25 kilómetros de la ciudad en la que trabajo. He desarrollado una capacidad especial que supongo que sólo está al alcance de los séniors, que permite conectar y desconectar según antojo. Algo muy difícil cuando eres joven (según he vivido yo) pero perfectamente posible cuando tienes cuarenta.

Ahora mismo veo una palmera. Varios pinos. Un chambao y unos camareros lo suficientemente jóvenes como para hacerme pensar en lo viejo que soy. Y mientras escribo esto, pienso sólo en que no estoy pensando en el trabajo. Y que eso hay que compartirlo. Y recogerlo aquí. Así lo podré recordar cuando esté en plena vorágine anual y los más jóvenes podréis leerlo y creer que el músculo profesional se puede llegar a ejercitar tanto que es posible desconectar. Lo que pasa es que no está al alcance de los jóvenes. Está al alcance de los que ya llevamos mili en esto.

Si no estás de vacaciones, te deseo que lo estés pronto. Y si estás de vacaciones espero que esto sea lo último que leas relacionado con el oficio creativo.

Feliz verano.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest