Concursos no remunerados

Los concursos no remunerados son un mal endémico de esta profesión. Tendríamos que unirnos (LOL) y ponerles fin. Imagina que tienes un restaurante y viene un cliente que te dice: Probaré el menú y si me gusta, te lo pago. Eso es lo que sucede actualemente en el gremio. Y más en tiempos de crisis. Es un vergüenza y un abuso. Sobre todo cuando la mayoría de los clientes vienen al restaurante a comer sopa y pollo.

Hace poco nos convocaron a un concurso y decidimos presentarnos. Era una campaña 360 para una marca de detergentes. Nos pedían que liásemos una bien gorda. Competíamos contra una agencia muy (pero que muy) experta en interactivos y contra un freelance. Nosotros somos una agencia mediana, pero en estos saraos uno se encuentra compitiendo contra gente muy dispar. Nos partimos los cuernos pensando la campaña. Y al final, llevamos 3 propuestas que nos gustaban. En los tiempos que corren, hay jefes que prefieren quemar todas las naves. No me parece ni bien, ni mal. No es mi negociado. Yo me dedico a que los platos que preparemos en la cocina sean buenísimos y del gusto de mi cliente (mi jefe) y también del gusto del cliente de mi cliente. Así que no lo juzgo. Entiendo que hay que pagar un montón de nóminas cada mes.

El cliente nos agradeció mucho la presentación y reconoció que le habíamos sorprendido. Nos sentimos muy orgullosos porque habíamos trabajado muchísimo. Lo peor de todo es cuando nos reconoce que, en realidad, no cree que salga el proyecto, que es nuevo en el puesto y quiere ganarse a su jefe.

Sales hundido.

También es cierto que podía haberse callado. A lo mejor pensó que en las agencias no lo sabemos y en un alarde de confianza nos estaba confesando algo muy revelador para nosotros. Cuánto imbécil. Es alucinante. Muchas veces, cuando alguien dice una tontería y te quedas tan alucinado que no sabes ni qué decir, me siento cansado, como el comisario de Días de Fútbol.

Es una vergüenza lo que pasa en los concursos. Quedan muy pocos señores en los departamentos de márketing. Les enseñarán un montón de economía, estadística y esas cosas que estudien, pero se ha perdido la educación, el respeto y el decoro. Hay mucho niñato y mucho desagradecido.

Es muy sencillo, los cálculos se entienden enseguida. Una pareja creativa sólida que puede rondar los 50€ brutos anuales entre los dos. Un director creativo que puede estar entre 50 y 60. Un director de cuentas que puede estar entre 35 y 45. No lo abramos más. Contemos que son cuatro personas en total. Cuatro personas que han trabajado en un briefing real con un cliente real y con la ambición de solucionar el problema. ¿Por qué no pueden cobrar por su trabajo? Cualquier agencia, estudio, lo que sea, debería poder cobrar por presentarse a un concurso. Porque, no nos hagamos trampas, lo que tienes a ganar hoy en día en un concurso de los normalitos, tampoco es la repanacea. En realidad, participamos porque tenemos la ilusión totalmente infantil de que vamos a ganar y además, porque si lo hacemos bien y no ganamos, puede que nos llamen otro día para otro concurso dentro del mismo cliente. ¿Y cómo no nos van a llamar? ¡Si les sale gratis!

Que una agencia no combre por su trabajo es muy grave. ¿Pero qué hay del pobre freelance que también se presentó al concurso? Si una agencia está desprotegida legalmente en este aspecto, imagina un autónomo. Es lamentable.

Alguien podrá pensar que estoy cabreado y que he escrito esto por despecho. Y sí. Tendrá razón. Porque es la tercera vez este año que nos convocan a un concurso y nadie ve un duro. Es más, ninguna de las agencias gana el concurso. Simplemente el cliente decide al final no hacer nada.

La crisis es de todos. Tenemos todo el derecho del mundo a cobrar por lo que hacemos, aunque sea poco.

3 comentarios sobre “Concursos no remunerados

  • el 27 octubre, 2010 a las 14:38
    Permalink

    El año pasado, una agencia para la que nunca había trabajado solicitó mi colaboración en un concurso: trabajando como freelance una semana, a jornada completa, totalmente gratis (sólo me pagarían si se ganaba la cuenta). Rechacé la oferta y no me han vuelto a llamar.

    Bueno, te dejo, que estoy trabajando en un guión que una productora quiere vender a una televisión. Por supuesto, sólo pagarán en el improbable caso de que se venda. ;-)

Deja un comentario

Pin It on Pinterest