29 cosas que sólo pasan en un departamento creativo

Como creativo, a lo largo de mi carrera, he vivido un montó de anécdotas. Hoy de repente, sin saber muy bien por qué, me he acordado de algunas de ellas y he decido recopilar las que he recordado. Evidentemente, para preservar la profesionalidad y mantener el misterio, omitiré a los protagonistas, pero no negaré que, a toro pasado, muchas de ellas me parecen auténticas barbaridades.

  1. Recibir un briefing en el que no se explica qué hay que comunicar. En vez de la usp, encontrarte un “por decidir” que desató las carcajadas del equipo.
  2. Tener un compañero que se cree Dios y lleva todo el atrezzo: gafas de pasta, bici plegable, dieta vegana, etc, estar sentado junto a él muchos meses y ver que no se le ocurre absolutamente nada.
  3. Dormir la siesta debajo de la mesa usando como almohada los zapatos.
  4. Improvisar una diana con un cartón pluma a altas horas de la madrugada y usar los cuters a modo de dardos.
  5. Abrir un cajón buscando clips y encontrarse whiskey.
  6. Venir con el perro al trabajo porque mola y que el perro se mee en la moqueta del despacho del director creativo.
  7. También a altas horas de la madrugada, coger un extintor para probarlo en plena histeria colectiva y descubrir que no funcionaba.
  8. Pasar la punta del pene por el teclado y el ratón de un compañero al que otro odiaba.
  9. Llamar al portero diciendo que hay una bomba en el edificio porque había una reunión que no se recordaba y el trabajo no estaba hecho. Salió bien. Se suspendió y el equipo que lo hizo ganó un día.
  10. Cenar exactamente lo mismo durante una semana entera.
  11. Enviar un mail por error al director general y tener que entrar en su ordenador (antes no era como ahora) para borrarlo antes de que se diese cuenta.
  12. Cambiar los ordenadores del departamento de cuentas de sitio para que a la mañana siguiente tengan que buscarlos.
  13. Empalmar toda una noche sin dormir para presentar un concurso al día siguiente, llegar a la presentación y haber olvidado los cartones en la agencia.
  14. Improvisar una peluquería en medio del departamento creativo porque un compañero perdió una apuesta al lanzar mucho más cerca el Julio Casares que otro compañero.
  15. Plantar maría en una maceta de un despacho, conseguir que crezca y repartirla entre todos.
  16. Ver llorar a un nuevo. Y ver llorar a un viejo.
  17. Ver compañeros tan borrachos después de comer y tener que acompañarlos a casa para que no den el espectáculo.
  18. Apostar quién dice más veces la palabra “helicóptero” en una reunión con cliente.
  19. Esconder mensajes secretos en una de las bandas de audio de la mezcla de unas cuñas de radio.
  20. Dibujar un pene en una gráfica, no verlo ni el director creativo, ni el director de cuentas, ni nadie en el equipo pero ser lo primero que vio el cliente. Pidió la cabeza del creativo y se la sirvieron en bandeja de plata para no perderlo.
  21. Todo un equipo de unos 20 creativos jugando al Doom en red.
  22. Buscar en los cajones de todas las secretarias las llaves del despacho del médico (sí, he estado en dos agencias en las que había un médico que venía dos veces a la semana) y buscar cualquier tipo de pastilla sólo por el placer de hacerlo.
  23. Presentar al cliente un guión del año anterior y comprarlo cuando lo había descartado.
  24. Lanzar un cásting internacional que costaba un pastizal para escoger una modelo argentina que resultó ser de Lleida.
  25. Llevar una campaña gráfica protagonizada por siameses a un cliente que resultó estar embarazado y perder la cuenta por mal gusto.
  26. Encontrar a gente maravillosa que te deja dormir en su casa si has perdido el tren de vuelta. Que te deja dinero para llegar a final de mes o que te cubre en una sono y en cualquier otro sitio si lo necesitas porque estás en pleno proceso de divorcio.
  27. Un listado de motes creado por una pareja creativa que se hizo público y ardió Roma con Santiago. Fue tan escandaloso el tema que tuvieron que irse de la agencia.
  28. Una pelea a puñetazo limpio entre un creativo y un ejecutivo de cuentas porque el de cuentas le había quitado la novia al creativo.
  29. Perder a un compañero por culpa del cáncer e ir todos los de la agencia al funeral más triste que he vivido laboralmente hablando.

Tengo más… Pero las guardaré para otro día que con esta última me he quedado jodido.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest